May, 20 2024 - 04:43

El terremoto de 1999 me empujó a emigrar a Estados Unidos, el sueño de mi vida

“Soy la prueba de que el sueño americano es posible para cualquiera”: Liliana Rodríguez

Por Sophia Rodríguez

Sofía, la hija de la periodista Liliana Osorio (hoy Rodríguez) que vive en East Hampton (Nueva York), la entrevistó para un trabajo de su High School, allí relata su historia, cómo llegó luego de ejercer su carrera en Pereira en los dos diarios locales que existían en la época (El Diario del Otún y el Periódico La Tarde) y cómo el terremoto de ese 25 de enero de 1999, la impulso a irse a los Estados Unidos.

¿Describe cómo fueron tus primeros años de vida?

«Nací el 5 de noviembre de 1975. Era la séptima de 8 hermanos y la niña más joven. Crecí en una remota finca en Filandia, Quindío, Colombia. Creía que el mundo solo consistía en nuestra pequeña finca y crecí sin ningún tipo de tecnología. La única conexión con el mundo exterior era la radio que tenía mi padre. Nunca había salido de la finca antes de cumplir 5 años.

A pesar de que carecíamos de los recursos económicos para ir a la escuela, logré graduarme de secundaria e ir a la universidad, lo cual era un sueño inalcanzable para cualquier miembro de mi familia.

Ir a la universidad me abrió la puerta a un mundo de oportunidades. Mi plan era ser maestra en el Amazonas pero cambié de opinión y decidí mudarme a Pereira. Allí me convertí en periodista y trabajé en los dos periódicos regionales, así comencé mi carrera».

¿Qué hecho significativo ocurrió el 25 de enero 1999? ¿Qué estabas haciendo durante ese evento? ¿Cuál fue su función?

«Un momento importante en mi vida fue el terremoto de Armenia de 1999. Yo trabajaba como periodista en ese momento en Pereira. Era la 1:19 de la tarde del lunes 25 de enero cuando se produjo un terremoto de magnitud 6.2. Mi ciudad (Armenia) estaba justo en el epicentro y destruyó los principales centros de control.  Hubo más de 1.000 muertos, 4.000 heridos y más de 3.000 desaparecidos. Lo primero que hice fue correr a mi apartamento en el sexto piso de un edificio cercano. Era difícil de ver ya que había daños estructurales significativos allí no pude quedarme mucho tiempo (debió ser demolido). Tenía que hacer mi trabajo como periodista e informar las noticias del terremoto, así que no tenía tiempo para preocuparme por mí. Mientras caminaba entre los escombros, vi edificios completamente destruidos y escuché a la gente atrapada debajo de ellos. Además de lidiar con las personas que habían fallecido en las calles, también tuvimos que lidiar con ladrones y saqueadores que se aprovecharon de las circunstancias.

El terremoto me hizo darme cuenta de que la vida puede cambiar en cualquier momento, por lo que me empujó a emigrar a los Estados Unidos, mi sueño de toda la vida.

¿Cómo fue tu experiencia como periodista durante los años 90?

«Fue un momento muy duro en mi vida, porque tuve que aprender a relacionarme y hablar con mucha gente, algo que era nuevo para mí. Requería mucho sacrificio y tiempo, ya que el periódico se publicaba todos los días y eran largas horas de trabajo. Sobre todo, durante el terremoto. Pero esta experiencia me preparó para afrontar muchos problemas más adelante

¿Qué te motivó a emigrar a Estados Unidos?

«La razón principal por la que decidí emigrar siempre fue querer aprender otro idioma y otras culturas. Era mi sueño de infancia y porque se me presentó la posibilidad de buscar nuevas oportunidades laborales que me permitieran seguir avanzando en mi profesión. El terremoto fue el empujón final que necesitaba para ganar la confianza necesaria para dejar atrás a mi familia y reunirme con mi hermano en Nueva Jersey».

 ¿Cómo te adaptaste al nuevo país sin entender el idioma?

«Estar allí fue muy difícil, porque no hablaba inglés y por mi estatus migratorio. Acababa de reunirme con mi hermano, a quien no había visto en 15 años, y me había mudado con él. Empecé a trabajar en restaurantes, fábricas y en limpieza para mejorar mis habilidades lingüísticas. Haciendo esto, entendí que la única forma de salir adelante era estudiar, así que me inscribí en la Escuela de Inglés Zoni Language Center ubicada en la 5ª Avenida en Manhattan, durante dos años de lunes a viernes, de 8:00 a.m. a 1:00 p.m. y así obtener mi visa de estudiante y permanecer en los Estados Unidos».

¿Y también te tocó el 9/11?

Estaba en la escuela de inglés cuando escuchamos el estruendo y las sirenas. Salimos a la calle vimos la gravedad de la tragedia, la gente entró en pánico. Nadie en la clase hablaba inglés con fluidez todavía, así que estábamos perdidos en un nuevo país sin nadie que nos ayudara. Lo primero que hice fue llamar a mi amiga en Queens desde un teléfono público porque sabía que se preocuparía ya que estaba en la ciudad. Seguí los protocolos de evacuación y caminé desde el Empire State Building hasta la avenida Roosevelt en Queens con miles de personas más, ya que todo el transporte público se había detenido.

Como inmigrante en ese momento, viniendo de Colombia, que ha sufrido años de violencia y terror, fue difícil experimentar un evento tan perturbador y más allí, que se suponía era el país más seguro del mundo y en la ciudad de las luces, del movimiento y la gente».

¿Cómo afectó ese evento a tu vida después?

«Hubo muchos cambios, especialmente para personas como yo. Mi sueño de vivir en los Estados Unidos casi se volvió imposible debido al cambio en las leyes de inmigración. En lo que a mí respecta, mi caso había sido desviado. Todos los casos de inmigración se habían paralizado por completo… Yo también estaba aterrorizada. Todavía estaba asustada por el terremoto, que había ocurrido solo 2 años antes. Definitivamente fue un momento difícil en mi vida».

¿Cómo afectó tu carrera pasada a tu experiencia?

«Mi carrera, tanto en Colombia como en este país, ha mejorado mis nuevas experiencias de manera positiva ya que aprendí a trabajar duro por lo que quiero. Sé que siempre habrá obstáculos en el camino, financieros o mentales. Me di cuenta que las limitaciones solo están en tu cabeza y no existen cuando queremos por ejemplo aprender un nuevo idioma o adaptarnos a otra cultura. Empecé a apreciar a las personas, los momentos y las oportunidades de la vida mucho más. Incluso después de haber dejado mi carrera como periodista, escribí un último artículo 10 años después del 11 de septiembre para asegurarme que todos, especialmente en Colombia, recordaran ese día».

Después de todas tus experiencias, ¿temes que algo como esos dos eventos vuelva a suceder?

«Sí, definitivamente aprendí a vivir y a superar los miedos. El gran el aprendizaje fue a valorar de la vida. Sentí que tenía que aprovechar al máximo mi tiempo en esta tierra».

¿Algo final que nos pueda decir?

Viajé a Estados Unidos en la época dorada del “Sueño Americano” y soy la prueba de que ese sueño es posible para cualquiera.